Isabel, mujer alegre y creativa. Pintora. Siempre de buen humor. Casada con Diego.

Diego, hombre de principios sólidos. Estricto y un poco estirado, según las hermanas de Isabel. Excelente persona. Militar de infantería, destinado en el Servicio de Inteligencia español.

Los dos viven una de las mejores etapas de su vida en San José de Costa Rica con sus dos hijos, Lorena y Diego, de 10 y 11 años. Entonces nace Javi, el mimado de la casa.

1987 | San josé

1991 | París

La familia vuelve a mudarse y todos disfrutan de la capital gala, excepto Diego hijo, que decide volverse a Madrid e internarse en un colegio militar. 

Aprendí francés prácticamente a la vez que español. En París tuve mi primera novia, aunque no sé si ella llegó a estar al corriente de nuestra relación.

2003 | el golpe

Tengo 15 años. Mi hermano 26. Ese año sufre un golpe de calor mientras hace el Camino de Santiago a caballo. Los médicos dicen que no sobrevivirá. Pasa más de dos meses en coma. Despierta en silla de ruedas con una gran afectación neuronal. Desde entonces ha sido un ejemplo de superación y lucha para toda la familia. Ha mejorado muchísimo desde aquel accidente y aunque tiene una alta discapacidad hoy conduce y con unos aparatos en las piernas puede andar.

 

Ese año repito primero de bachillerato y me cambio a un colegio de curas por una fuerte discusión con una profesora.

1989 | rabat

La familia Camacho Barrientos se muda a la ciudad de Rabat en Marruecos debido al trabajo de Diego. Están alli 2 años.

De Marruecos recuerdo el olor a cuero y al maravilloso galán de noche que florecía al ponerse el sol en nuestro jardín de verano. Recuerdo al único perro que tuvimos y una tienda de campaña india que me regalaron los Reyes Magos.

Volvemos a Madrid. Estudio en el Lycée Français Molière los primeros años. Después paso por dos colegios de monjas.

1995 | MADRID

2006 | SELECTIVIDAD

Superé la Selectividad con un 7,6 sobre 10. De pequeño cuando la gente me preguntaba qué quería ser de mayor, respondía que "muy alto". Es una aspiración que nunca cumplí, pues me quedé en el 1,78. Cuando reformulaban la pregunta con un "de qué quieres trabajar de mayor" respondía que quería escribir. Por lo que todo el mundo asumió que quería ser periodista. Con el paso del tiempo, yo también. De modo que cuando tuve que elegir carrera, elegí Periodismo y aunque hoy no ejerzo como tal es una profesión que me ha aportado mucho y que respeto enormemente.

... | continuará

Continuará...